Recuperó la libertad Julieta Silva, la joven que atropelló y mató a su novio a la salida de un boliche en San Rafael

A 2 años y 6 meses de la muerte de Genaro FortunatoJulieta Silva recuperó la libertad tras cumplir los dos tercios de la condena que pesa en su contra luego de haber atropellado y asesinado a su novio a la salida de un boliche en San Rafael, Mendoza.

Medios locales informaron que esta mañana la jueza María Vera, del Primer Juzgado Penal Colegiado del Sur, dictó la libertad condicional de la acusada en una audiencia que se llevó a cabo por videoconferencia.

Aunque el abogado defensor Alejandro Cazabán había pedido hacía unas semanas la libertad condicional, en ese entonces la magistrada no concedió la solicitud. Sin embargo, este miércoles el letrado fundamentó que su clienta se encontraba en condiciones de recibir el beneficio, debido al buen comportamiento que mantuvo durante su periodo de alojamiento carcelario, así como también cuando tuvo que cumplir el encierro en la modalidad domiciliaria. 

Las explicaciones del abogado estuvieron acompañadas además por informes del Servicio Penitenciario, así como también se apoyó en peritajes psiquiátricos realizados a Silva.

Por esto mismo, la jueza resolvió a favor de la detenida, y le dio la libertad, aunque le indicó que como todos, deberá cumplir la cuarentena en su casa de San Rafael, donde reside con sus hijos.

Además Vera sostuvo que Silva no puede viajar a San Luis, donde vive su padre, ni tampoco al exterior. También debe presentarse, tras el aislamiento obligatorio al Patronato de Liberados para que se le indiquen cada cuánto tiempo debe ir a firmar.

Hasta este miércoles, la joven de 30 años se encontraba alojada en el pabellón femenino de la cárcel de San Rafael, luego de que en noviembre pasado el Tribunal Penal Colegiado N° 1 de San Rafael dejara firme su condena. Tras el accidente, había pasado un mes encarcelada pero luego volvió a su casa para cumplir la prisión domiciliara.

El caso

El 9 de septiembre de 2017, Silva atropelló a Fortunato en la puerta de “Mona Bar”, a donde ambos habían ido a bailar. Las primeras versiones del hecho indicaban que la mujer lo había arrollado y luego había hecho una “U” para embestirlo nuevamente, y por eso la fiscal Andrea Rossi la detuvo e imputó por “homicidio doblemente calificado por el vínculo de pareja y su comisión por alevosía y en concurso ideal”.

Sin embargo, luego la Justicia determinó que fue un homicidio culposo, ya que se demostró que no eran pareja y que no hubo alevosía. En el juicio en su contra, el fiscal Fernando Guzzo pidió una condena a 14 años de calificación por homicidio agravado por el vínculo pero atenuado por emoción violenta, el abogado de la familia Fortunato reclamó la prisión perpetua, mientras que la defensa fue por la absolución.

Con este panorama, finalmente los jueces Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Eugenia Laigle terminaron condenando a 3 años y 9 meses de cárcel a la joven por homicidio culposo agravado por la conducción antirreglamentaria, debido a que consideraron que se trató de un accidente motivado por la negligencia y no con una intencionalidad.

Durante su declaración, Silva aseguró que nunca vio (porque usaba anteojos) a su pareja en el piso, y que cuando lo pasó por encima, creyó que se traba de un pozo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here