Alberto Fernández sobre la ayuda financiera al gobierno de Axel Kicillof: “No está previsto en las cuentas del Estado nacional”

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, se refirió este lunes a la decisión del Gobierno nacional de no brindarle auxilio económico a la provincia de Buenos Aires frente al primer vencimiento de la deuda que afronta la gestión de Axel Kicillof. Además, dio detalles sobre la negociación con el FMI por la reestructuración de la deuda nacional y el paquete de medidas de emergencia que puso en marcha su gobierno.

Este lunes por la mañana el ministro de Economía, Martín Guzmán, adelantó que no estaba “contemplado hacer un salvataje financiero por USD 250 millones el 26 de enero» a Buenos Aires. Como consecuencia, los bonos de la provincia llegaron a desplomarse hasta un 7%. Entre el 19 y el 26 de enero la provincia acumula vencimientos por USD 571 millones.

“No está previsto en las cuentas del Estado nacional. Es la más estricta realidad. Después tenemos que ver cómo encarar el problema. Lo que se heredó de la gestión anterior es todo deuda”, explicó el Presidente en una entrevista concedida al canal de noticias C5N.

El Presidente se reunión con Axel Kicillof este domingo en Mar del Plata

Fernández aseguró que le tienen que “hacer frente al problema” y dijo que el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, “está dedicado a resolver” el problema del vencimiento de la deuda.

Con respecto a la negociación con el FMI, el jefe de Estado dijo que espera tener “un escenario ordenado para el 31 de marzo» teniendo en cuenta que hay vencimientos que se caen en abril. “Hay diálogo con el Fondo. Lo que están viendo es que por primera vez alguien le dice la vedad en Argentina”, indicó.

Luego, le endilgó al ente internacional la responsabilidad de haber colaborado con el gobierno de Mauricio Macri. “Después de haber sido un gran responsable de la crisis que vivimos, el Fondo advierte que le estamos haciendo frente a los problemas que realmente existen en la economía argentina: la pobreza, la desnutrición y la falta de trabajo», explicó.

En otro tramo de la entrevista se refirió a las negociaciones paritarias que tendrá lugar en los próximos meses y a la decisión del Gobierno de dar aumentos fijos y remunerativos como adelanto de las mismas. “Tenemos que ver cómo logramos acuerdos salariales con paritarias libres”, afirmó. En esa línea, expresó que “la cláusula gatillo es un mecanismo que termina indexando la economía” por lo que dejó entrever que lo mejor es evitarla. “Es importante que todos tengamos en la cabeza eso”, sostuvo.

Fernández dijo que aún no saben si habrá un nuevo decreto para dar aumentos a los sectores privados y públicos. “Espero que la economía empiece a ordenarse. Todo lo que afrontamos es de una complejidad enorme. Todos tenemos que tener en claro cuál es el sentido de lo que estamos haciendo”, advirtió.

“Necesitamos que la economía pare de indexarse. Paramos los aumentos de combustibles, la suba de tarifas y del transporte público. Paramos el aumento de los peajes. Paramos todo para que la gente no vea afectada sus ingresos”, afirmó, al tiempo que remarcó que tiene “mucha confianza en la dirigencia gremial” porque los sindicalistas “entienden la magnitud del problema».

Alberto Fernández junto al ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero
Alberto Fernández junto al ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero

El Presidente se refirió también a su decisión de suspender la fórmula de movilidad para pagarle a los jubilados. “Si la palabra ajuste quiere decir poner orden en las cuentas, nosotros queremos poner orden en las cuentas. Las cuentas públicas del Estado y la economía argentina eran espantosas”, precisó. Luego, agregó: “La Argentina, como estaba, era un país inviable”.

Además, insistió en que los jubilados volverán a recibir un nuevo aumento en marzo y dijo que el Gobierno no podía hacerle frente al aumento que generaba el sistema previsional que impulsó Mauricio Macri y que regulaba la suba de acuerdo al crecimiento de los salarios y de la inflación. “Si las cuentas públicas mejoran, quisiéramos recomponer el aumento de los jubilados lo más rápido que podamos”, aseguró.

Otro de los temas que tocó durante la entrevista con el periodista Gustavo Sylvestre fue la reforma judicial que empuja su gobierno. “Antes de que termine enero la reforma va a estar en el Congreso. El proyecto está listo. La idea es cambiar la lógica de la Justicia Federal”, precisó. En esa línea, agregó: “Lo que tenemos que hacer es independizar a los jueces del poder político. Uno no necesita jueces amigos, sino jueces dignos”.

Por otra parte, opinó sobre el fiscal federal Carlos Stornelli, quien llevó adelante la causa de los cuadernos. “Es un tema preocupante que siga en su uso de condición de fiscal, acusando gente. No voy a abrir juicio sobre su culpabilidad. Me llama la atención que siga ejerciendo”, explicó, en referencia a la causa D’Alessio, en la que el fiscal fue procesado por el juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla.

Durante la entrevista el Presidente anticipó que hará una gira política por Europa y que pretende encontrarse con el papa Francisco. “Me gustaría mucho poder ver al Papa”, afirmó. Además, dio sus motivos por los que cree que el Sumo Pontífice no viene a la Argentina. “Creo que el Papa debe ser reticente a venir al país por temor a que lo dejen en uno de los bandos. Es un hombre que cumple su tarea de pastor en forma tan cabal que debería causarnos admiración, en lugar de someterlo a la disputa interna».

Fernández hizo alusión a lo que encontraron realizado en materia de obra pública y cuestionó la gestión de Cambiemos. “Lo que pasó con la obra pública es dantesco. No puedo creer lo que encontramos cuando llegamos. ¿Qué hicieron? No hicieron nada”, sentenció. “Las obras públicas son unos pocos kilómetros de rutas, el metrobús y algunos servicios cloacales”, señaló.

El presidente de la Nación junto al mandatario uruguayo, Luis Lacalle Pou y al ex presidente Tabaré Vázquez (REUTERS/Matias Baglietto)
El presidente de la Nación junto al mandatario uruguayo, Luis Lacalle Pou y al ex presidente Tabaré Vázquez (REUTERS/Matias Baglietto)
(STRINGER/)

Por último, el mandatario cuestionó los beneficios fiscales que el gobierno de Uruguay tiene pensado implementar para fomentar la radicación de argentinos en el país. “Si yo estuviera en el lugar de Luis (Lacalle Pou), mi mayor preocupación sería que vuelvan los argentinos que se fueron”, aseguró.

“Sin ánimo de querer entrometerme, tengo la impresión de que a Uruguay le costó tanto salir de ese mote de paraíso fiscal que no sería una buena idea caer otra vez en eso. Si yo fuera Luis, o si me preguntara, le diría ‘pensalo dos veces’”, amplió.

Seguí leyendo

El Presidente ya eligió a su embajador ante el Vaticano y dijo que le gustaría reunirse con el papa Francisco

Deuda bonaerense: Kicillof no se sorprendió con las declaraciones del ministro Guzmán y se prepara para renegociar con los bonistas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here